fbpx

Dirección:

Manuel Cipriano Dulanto (Ex La Mar) 1005-1009 Pueblo Libre

¿Por qué el estado de ánimo se refleja en tu piel?

Como ya sabemos la piel es el órgano mas notorio y de mayor volumen en el cuerpo humano, cuyo propósito es proteger al organismo interno de cualquier tipo de ataque externo que pueda causarle daño; lo curioso del tema, es que algo tan intangible como el estado de ánimo puede afectar o verse reflejado en tu piel, así como lo lees, déjanos explicarte como esto es posible.

La forma en la que una persona se sienta cada día, puede influir directa e indirectamente en la apariencia que tiene la piel. De igual forma, los estados de ánimo también son capaces de afectar el funcionamiento del resto de los órganos, así como de los procesos circulatorios, el sistema nervioso, las hormonas, entre otros, lo cual acarrea efectos en la piel, tal como la aparición de líneas de expresión, acné, resequedad, sudoración, pérdida de brillo, mayor cantidad de grasa, alergia, entre otras afecciones.

¿ Interesante no ?

EL ESTRES:
Este tipo de afección se caracteriza por generar agotamiento mental, especialmente cuando una persona se encuentra sometida a altos niveles de tensión.

El estrés causa múltiples cambios en el funcionamiento normal de nuestro organismo, como puede ser:

• Caída o pérdida del cabello
Arrugas de Expresión
• Piel opaca
Acné

LA DEPRESIÓN:

La piel también deja saber cuando una persona se encuentra viviendo este padecimiento. Uno de las manifestaciones  más evidentes es la aparición de ojeras, ya que se presentan cuando la persona comienza a perder el sueño. La piel se torna de un tono gris, su tono cambia y empieza a lucir como si estuviese descuidada.

 

MIEDO:

Ante distintos peligros, o el sentir inseguridad cuando se vive una situación. Estos estados de ánimo hacen que nuestro cerebro libere adrenalina, y los procesos circulatorios se ven afectados ocasionando una piel pálida, como consecuencia del cambio en la fluidez de la sangre por nuestro torrente sanguíneo. Los labios pueden decolorarse, y la piel toma un tono más blanco.

 

IRRITACIÓN:

La piel puede presentarse enrojecida, al igual que otras partes del cuerpo, debido a que cuando una persona se encuentra molesta la circulación funciona con mayor rapidez, y la piel adquiere un tono rojizo. Es posible además que la persona experimente picores durante el momento que está molesto, y esto podría generar otro tipo de lesiones más adelante.

Otro signo es la dermatitis atópica, la cual se caracteriza por un picor e inflamación en la piel, así como resequedad.

 

FELICIDAD:

Este hermoso estado de ánimo sin duda no puede pasar por alto, ya que es igual de poderoso que los anteriores, pero en beneficio de nuestro cuerpo y nuestra piel. Cuando nos sentimos felices nuestro cerebro libera tres hormonas, las cuales son la dopamina, la endorfina y la serotonina, las cuales dejan abundantes beneficios para nuestra piel.

El hecho de que esas hormonas se encuentren en nuestro cuerpo cuando nos encontramos felices también permite que el sistema inmune trabaje mejor, y existen menos probabilidades de padecer urticaria, dermatitis, abscesos, u otros.

Lo ideal para hacer gala de una piel saludable es vivir bajo estados de ánimos que sean positivos para nuestra vida, tal como la calma y la felicidad. Es recomendable no permitir que sentimientos negativos ocupen mucho espacio o tiempo en nuestras vidas. Al contrario, cuando ellos aparezcan debemos aprender a soltarlos para vivir en armonía y que esto sea notorio en nuestra piel.

Así que ya lo sabes, es importante enfocarnos en cosas productivas, aprender a desechar los estados de ánimo que son perjudiciales, incluso para todo nuestro organismo, y empezar a vivir en felicidad. De esta forma, gozaremos de mejor salud y de una piel tersa.

Compartir:

Leave a Comment

(0 Comentarios)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *